Destacados

ver más
Sudamérica con más de 19 mil clubesPOR ADVENTISTAS.ORG
017/05/2018

La meta de establecer un club en cada templo adventista ya es una realidad en tres países sudamericanos.

Primera reunión de padresPOR Institución Educativa Adventista Pimentel
SÚPER LUPAPOR Institución Pimentel
"AMA A DIOS Y HAZ LO QUE QUIERAS"POR Institución Pimentel
COLECTA PÚBLICA NACIONAL ADRAPOR Institución Pimentel

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL

Lectura Bíblica: Romanos 2

Justicia y bondad de Dios

1 Por eso tú, hombre, quienquiera que seas, eres inexcusable cuando juzgas. Porque en lo que juzgas a otro te condenas a ti mismo; porque tú, que juzgas, practicas lo mismo. (Mat. 7:1, 2) 2 Pero sabemos que el juicio de Dios contra los que hacen tales cosas se basa en la verdad.

Todos bajo condenación

3 Y tú que condenas a los que practican tales cosas, y haces lo mismo, ¿piensas que escaparás del juicio de Dios? 4 ¿O menosprecias la riqueza de su bondad, paciencia y generosidad, ignorando que su bondad te guía al arrepentimiento? (Isa. 30:18) 5 Pero por tu dureza y tu corazón impenitente acumulas sobre ti mismo ira para el día de la ira, cuando Dios manifieste su justo juicio. 6 Dios pagará a cada uno según sus obras: 7 Vida eterna a los que perseveran en bien hacer y buscan gloria, honra e inmortalidad; 8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia.

Todos han pecado

9 Tribulación y angustia sobre toda persona que obra lo malo; primero al judío, y tam­bién al griego. 10 Pero gloria, honra y paz a todo el que obra el bien; al judío primero, y también al griego.

Quién será justificado

11 Ante Dios no hay distinción de personas. (Deut. 10:17) 12 Así, todos los que pecaron sin la ley, sin la ley también morirán, y todos los que pecaron bajo la ley, por la ley serán juzgados. 13 Porque no son justos ante Dios los oidores de la ley, sino que los cumplidores de la ley serán justificados. (Sant. 1:22, 23, 25) 14 Cuando los gentiles, que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, los tales, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos. 15 Muestran la obra de la ley escrita en su corazón. Su propia conciencia lo atestigua, y sus propios pensamientos los acusan o los defienden, 16 el día en que, conforme a mi evangelio, Dios juzgue mediante Jesucristo los secretos de los hombres. (Juan 5:22, 27; Hech. 10:42)

Valor de la obediencia

17 Tú que te llamas judío, te apoyas en la ley y te glorías en Dios; 18 tú conoces su voluntad, e instruido por la ley apruebas lo mejor; 19 confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas, 20 instructor de los que no saben, maestro de niños, que tienes en la ley la expresión del conocimiento y de la verdad.

Perdonados en Cristo

21 Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Predicas que no se ha de hurtar, ¿y hurtas? 22 Tú dices: “No cometerás adulterio”, ¿y cometes adulterio? Abominas a los ídolos, ¿y robas sus templos? (Mal. 3:8) 23 Te jactas de la ley, ¿y transgrediéndola deshonras a Dios? 24 Porque escrito está: “El nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros”.

El verdadero judío

25 En verdad la circuncisión aprovecha si guardas la ley. Pero si desobedeces la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión. (Gál. 5:3) 26 Y si el incircunciso guarda los requisitos de la ley, ¿no será tenido por circuncidado? 27 Y el que es físicamente incircunciso, pero obedece cabalmente la ley, te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión quebrantas la ley. 28 Porque no es judío el que lo es exteriormente, ni es circuncisión la que se hace exteriormente, en la carne. 29 Al contrario, es verdadero judío el que lo es en su interior, y la verdadera circuncisión es la del corazón, por medio del Espíritu, no según la letra. Este recibe la alabanza no de los hombres, sino de Dios. (Deut. 10:16)

Todos bajo condenación

3 Entonces, ¿qué ventaja tiene el judío? ¿Qué beneficio hay en la circuncisión? 2 Mucho, en todas maneras. Primero, que a ellos les ha sido confiada la palabra de Dios.

Todos bajo condenación

3 Pues si alguno de ellos ha sido incrédulo, su falta de fe, ¿anula la fidelidad de Dios? (2 Tim. 2:13) 4 ¡De ninguna manera! Dios es siempre veraz, aunque todo hombre sea mentiroso; como está escrito: “Para que seas justificado en tus palabras, y venzas cuando seas juzgado”. (Sal. 51:4) 5 Y si nuestra injusticia realza la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios que castiga? –hablo en términos humanos–. 6 ¡De ninguna manera! Porque entonces, ¿cómo juzgaría Dios al mundo? 7 Alguno podrá decir: “Si la verdad de Dios, al contrastar con mi mentira, aumenta su gloria, ¿por qué me condena como pecador? 8 ¿por qué no hacer mal para que venga el bien?” –como calumniosamente algunos nos acusan que decimos–. Esos merecen condenación.

Todos han pecado

9 Pues, ¿qué? ¿Somos nosotros mejores que ellos? ¡De ninguna manera! Porque ya hemos denunciado que, tanto judíos como gentiles, todos están bajo pecado. 10 Pues está escrito: “No hay justo, ni aun uno. (Sal 14:1-3)

Quién será justificado

11 “No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. 12 “Todos se desviaron, se echaron a perder. No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno. 13 “Sepulcro abierto es su garganta, con sus lenguas urden engaños. Veneno de áspides hay en sus labios. 14 “Su boca está llena de maldición y amargura. 15 “Sus pies se apresuran a derramar sangre. (Isa. 59:7, 8) 16 “Quebranto y desventura hay en sus caminos,

Valor de la obediencia

17 “no conocen camino de paz. 18 “No hay respeto a Dios ante sus ojos”. (Sal. 36:1) 19 Pero sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo sienta su culpa ante Dios. 20 Porque por las obras de la ley ninguno será justificado ante él, ya que por la ley se conoce el pecado. (cap. 7:7)

Perdonados en Cristo

21 Pero ahora, aparte de toda ley, la justicia de Dios se ha manifestado, respaldada por la ley y los profetas; 22 la justicia de Dios, por medio de Jesucristo, por la fe, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por cuanto todos pecaron, y carecen de la gloria de Dios, 24 pero son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención rea­lizada por Cristo Jesús;

El verdadero judío

25 a quien Dios puso como el sacrificio expiatorio, por la fe en su sangre, para demostrar su justicia, al haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, (Efe. 2:13) 26 con el fin de mostrar su justicia en este tiempo, para ser a la vez el justo y el que justifica al que tiene fe en Jesús. 27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda eliminada. ¿Por cuál ley? ¿Por la ley de las obras? No, sino por la ley de la fe. 28 Así, concluimos que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la ley. 29 ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Cierto, también de los gentiles. 30 Porque hay un solo Dios, que justificará por la fe tanto a los circuncidados como a los incircuncisos. (caps. 3:22; 4:11, 12) 31 Entonces, ¿anulamos la ley por la fe? ¡De ninguna manera! Al contrario, confirmamos la ley.

Banners

Localización

Mayo de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
293012345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829303112