Destacados

ver más
Encuesta MONSACPOR Institución Educativa Adventista Pimentel
019/06/2019

Satisfacción al Cliente

FERIA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍAPOR Institución Educativa Adventista Pimentel
INFORME ACADÉMICOPOR Institución Educativa Adventista Pimentel
EXÁMENES BIMESTRALESPOR Institución Educativa Adventista Pimentel
Evaluación PAEEPOR Institución Educativa Adventista Pimentel
Primera reunión de padres de familiaPOR Institución Educativa Adventista Pimentel

Banners

Lectura Bíblica: 1 Samuel 20

Lealtad de Jonatán

1 Entonces David huyó de Naiot en Ramá, fue ante Jonatán y le dijo: “¿Qué hice yo? ¿Cuál es mi maldad, o cuál es mi pecado contra tu padre, que busca mi vida?” 2 Jonatán le contestó: “¡De ninguna manera! ¡No morirás! Mi padre ninguna cosa hace, ni grande ni pequeña, que no me la descubra. ¿Por qué me ocultará este asunto? No será así”. 3 Pero David juró: “Tu padre sabe claramente que yo hallé gracia ante ti, y dirá: ‘No sepa esto Jonatán, para que no tenga pesar’. Y tan cierto como el Señor vive y tú vives, que apenas hay un paso entre mí y la muerte”. 4 Jonatán preguntó a David: “¿Qué deseas que yo haga?, y lo haré por ti”. 5 David respondió: “Mañana es luna nueva y yo acostumbro sentarme con el rey a comer. Pero tú dejarás que me esconda en el campo hasta la tarde del tercer día. 6 “Si tu padre me menciona, dirás: ‘Me rogó mucho que lo dejase ir a Belén su ciudad, porque su familia tiene el sacrificio anual’. 7 “Si él te dijere: ‘Bien está’, tu siervo tendrá paz. Pero si se enojare, sabrás que el mal está decidido en él. 8 “Tendrás, pues, misericordia de tu siervo, ya que me hiciste entrar en alianza del Señor contigo. Y si hay maldad en mí, mátame tú, que no hay necesidad de llevarme hasta tu padre”. 9 Jonatán dijo: “¡Nunca tal te suceda! Antes, si yo entiendo que mi padre ha determinado el mal contra ti, te avisaré”. 10 Entonces David preguntó: “¿Quién me avisará si tu padre te responde ásperamente?” 11 Jonatán respondió a David: “Ven, salgamos al campo”. Y salieron los dos al campo. 12 Entonces dijo Jonatán: “Por el Señor, el Dios de Israel, te juro que mañana o pasado mañana a esta hora sondearé a mi padre. Si hay algo favorable para ti, te avi­saré. 13 “Pero si mi padre intenta dañarte, que el Señor me castigue si no te aviso para que vayas en paz. Y esté el Señor contigo, como estuvo con mi padre. 14 “Y si yo viviera, usa conmigo la bondad del Señor para que no muera. 15 “No quitarás tu bondad de mi casa para siempre. Cuando el Señor haya cortado de la tierra uno por uno a los enemigos de David, no dejes que el nombre de Jonatán sea quitado de la casa de David”. 16 Así, Jonatán confirmó su alianza con la casa de David diciendo: “Demándelo el Señor de los enemigos de David”. 17 Y Jonatán volvió a jurar a David porque lo amaba, lo amaba como a sí mismo.

Jonatán ayuda a David

18 Luego Jonatán le dijo: “Mañana es luna nueva y tú serás echado de menos, porque tu asiento estará vacío. 19 “Estarás, pues, tres días, y después descenderás y vendrás al lugar donde estabas escondido el día en que esta dificultad empezó, y esperarás junto a la piedra de Ezel. 20 “Yo tiraré tres saetas hacia ese lado, como ejercitándome al blanco. 21 “Luego enviaré al criado a buscar las saetas. Si le digo: ‘Las saetas están más acá de ti’, tú vendrás, porque tienes paz y nada hay que temer. 22 “Pero si digo al mozo: ‘Las saetas están más allá de ti’, vete, porque el Señor te envía. 23 “Y de lo que tú y yo hemos hablado, el Señor sea entre nosotros dos para siempre”.

Jonatán aboga por David

24 David, pues, se escondió en el campo. Y en la fiesta de la luna nueva el rey se sentó a comer. 25 Se sentó en su silla, como solía, en el asiento junto a la pared. Jonatán se sentó frente a él. Abner al lado de Saúl, y el lugar de David estaba vacío. 26 Ese día Saúl no dijo nada, porque pensó que le habría sucedido algo y no estaría limpio, no estaría purificado. 27 Al día siguiente, el segundo día de la luna nueva, el asiento de David seguía vacío. Y Saúl dijo a Jonatán su hijo: “¿Por qué no ha venido a comer el hijo de Isaí hoy ni ayer?” 28 Jonatán respondió a Saúl: “David me pidió encarecidamente que lo dejase ir a Belén. 29 “Dijo: ‘Te ruego que me dejes ir, porque los de nuestra familia tenemos sacrificio en la ciudad. Mi hermano mismo me lo mandó. Por tanto, si he hallado gracia en tus ojos, permíteme visitar a mis hermanos’. Por eso no ha venido a la mesa del rey”.

Saúl decidido a matar a David

30 Entonces Saúl se airó con Jonatán y le dijo: “Hijo de la perversa y rebelde, ¿no sé yo que tú has elegido al hijo de Isaí para tu confusión, y la confusión y vergüenza de tu madre? 31 “Todo el tiempo que el hijo de Isaí viva sobre la tierra, ni tú serás firme ni tu reino. Envía, pues, y tráelo, porque ha de morir”. 32 Jonatán preguntó a su padre: “¿Por qué ha de morir? ¿Qué mal ha cometido?” 33 Entonces Saúl le arrojó una lanza para herirlo. De donde Jonatán entendió que su padre estaba resuelto a matar a David. 34 Y Jonatán se levantó de la mesa con exaltada ira y no comió el segundo día de la luna nueva, porque estaba apenado por David, porque su padre lo había afren­tado. 35 Al otro día de mañana Jonatán salió al campo, al tiempo convenido con David, y un jovencito con él. 36 Dijo al muchacho: “Corre y busca las saetas que voy a tirar”. Y cuando el muchacho iba corriendo, él tiró la saeta más allá de él. 37 Y cuando el muchacho se acercó adonde estaba la saeta, Jonatán le gritó: “¿No está la saeta más allá de ti?” 38 Y volvió a gritar al muchacho: “Date prisa, aligera, no te pares”. Y el muchacho levantó las saetas y vino a su señor. 39 Pero el joven nada entendió, solamente Jonatán y David entendieron. 40 Luego Jonatán dio sus armas al joven y le dijo: “Ve, llévalas a la ciudad”. 41 Después que el muchacho se hubo ido, se levantó David del lado sur y se inclinó tres veces a tierra. Luego se besaron y lloraron, aunque David lloró más. 42 Y Jonatán dijo a David: “Vete en paz, que ambos hemos jurado por el nombre del Señor diciendo: ‘El Señor sea entre mí y ti, entre mis descendientes y los tuyos, para siempre’ ”. Entonces David se levantó y se fue, y Jonatán volvió a la ciudad.

Junio de 2019

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
2627282930311
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30123456

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL